Cargando…

Juan Carlos Escotet Rodríguez

Visión financiera
Ver noticias
Juan Carlos Escotet - Banesco Subasta Fundana

Banesco y Fundana recaudaron Bs. 157 millones para programas infantiles

Un total de 157,35 millones de bolívares se recaudaron el pasado viernes en la 12° Subasta de Fundana para ser destinados a la atención de diversos programas que desarrolla la ONG para brindar atención integral residencial a niños hasta los siete años de edad que han sido víctimas de maltrato, negligencia y/o abuso.

El auditorio de Ciudad Banesco fue el escenario para exponer y subastar 117 obras de arte, entre las que destacaron:

  • “Esfera tiempo circunstancial” de Héctor Ramírez fue la obra más cotizada (Bs. 11 millones);
  • “Irrumpir” de Rafael Barrios (Bs. 8 millones);
  • “Where’s my dog?” de Alejandro Plaza (Bs. 7,5 millones);
  • “Malabarista con perro” de Oswaldo Vigas (Bs. 6,5 millones);
  • “Gráfica Couleur Additive. Serie Sitges 3” de Carlos Cruz-Diez (Bs. 5,5 millones);
  • “En Presencia XCVII” (97) de José Antonio Dávila (Bs. 5,5 millones);
  • “Serigrafía, 29/ 120” de Jesús Soto (Bs. 5 millones);
  • “Madrid on the move” de Juan Gerstl (Bs. 4,8 millones);
  • “Muro de configuración cruzada de tablillas” de Héctor Fuenmayor (Bs. 4,3 millones) y
  • “Caída libre con mancha” de Marco Bracho (Bs. 4 millones).
Juan Carlos Escotet - Banesco Subasta Fundana
Juan Carlos Escotet – Banesco Subasta Fundana

“Agradecemos el compromiso de quienes nos acompañan en esta Subasta y a lo largo del año, para nosotros es importante la permanencia de los programas que nos permiten atender a pequeños en situación de riesgo”, dijo Elsa Levy, miembro de Fundana.

El monto recaudado supera al obtenido en el 2015, cuando se lograron Bs. 133 millones.

Fundana es uno de los socios sociales de Banesco. Una asociación civil sin fines de lucro que desde 1991 brinda atención integral residencial a niños entre recién nacidos y los siete años de edad que han sido víctimas de maltrato, negligencia y/o abuso; lo que ha llevado a que sean separados de su medio familiar biológico de forma temporal o permanente. Durante su residencia en Las Villas, además de un hogar cálido, los niños reciben atención y formación en todas las áreas donde lo requieran, gracias al trabajo y dedicación de un grupo de profesionales, madrinas y tías comprometidos con esta generación de relevo.